Y LLEGÓ LA PRIMAVERA…

feli

 

Tras pasar el invierno oscuro y frío llega la primavera, con sus días más cálidos y luminosos!!, es una estación que tiene efectos psicológicos y emocionales sobre nosotros. ¡La primavera la sangre altera!, solemos decir, pero no a todos nos afecta por igual. ¿Cómo te afecta a ti?.

El aumento de horas de luz eleva nuestros niveles de serotonina, hormona responsable de nuestras sensaciones de bienestar. También se ve alterada la producción de melatonina, sustancia relacionada con la regulación de los ciclos de sueño y vigilia y con la estabilidad del ánimo. Necesitamos unos días para adaptarnos a estos cambios.

En nuestra cultura, más horas de luz significa más horas de ocio y actividades al aire libre. Hay mayor contacto con la familia y los amigos, facilitándonos un mejor humor y bienestar personal. Sin embargo, hay personas que ante la llegada de la primavera presentan síntomas de “astenia primaveral”, como tristeza, cansancio, apatía, alteraciones en el sueño, falta de deseo sexual, etc.. estas personas pueden percibir esta estación como una obligación de sentirse más alegres, contentos y con ganas de salir y disfrutar. Esta “obligación” que perciben de la forma de vivirlo de los demás, puede aumentar su sensación de malestar, ¿por qué todo el mundo está contento y yo me siento así?.” Algo parecido nos ocurre cuando llega la Navidad. Son fechas que remueven emociones, que suponen cambios en nuestra rutina, que nos ponen más en contacto con los demás y con nosotros mismos. La Navidad y la Primavera…

No te obligues a hacer cosas que no van contigo, simplemente, piensa en ti, en cómo te estás sintiendo en este momento, qué supone para ti este cambio de ritmo, de luz, de actividades, de horas, de ropa, etc. Si estás más cansado, DESCANSA. Si te sientes más animado, COMPÁRTELO con tu entorno!!.

El cambio de ropa en el armario también supone un cambio en la forma de mostrarnos ante los demás, estamos más expuestos, más abiertos, nos vamos destapando, quitando capas para dejar ver cómo somos, con nuestros defectos y virtudes… fíjate cómo se parece esto a nuestra forma de relacionarnos… cuando uno se vincula con alguien, al principio está más protegido, más “vestido”, y poco a poco se va destapando, abriendo, mostrando… esto supone la primavera, la llegada al encuentro con el otro, y con uno mismo, con menos capas, con más libertad, mostrándonos… Tómatelo así, profundiza en esto…. quizá te sirva para saber algo más de ti.

Este es un buen momento para fijarte en cómo te sientes con tu cuerpo, cómo lo has tratado durante el invierno, ¿lo has cuidado?. Ahora, como decíamos, empezamos a quitarnos capas de encima y es importante que nos sintamos a gusto con él. Aprovecha este tiempo para hacer ejercicio, te ayudará a ganar confianza en ti, y aliméntalo bien, para que te encuentres con energía en tu día a día. Recuerda que la relación que mantienes con tu cuerpo, es la relación que mantienes contigo mismo/a.

Piensa qué cambios te gustaría introducir en tu vida para sentirte un poco mejor. Por ejemplo, un buen cambio sería proponerte hacer alguna actividad al aire libre, desde un paseo tranquilo en algún momento del día, disfrutando de los olores de la primavera, hasta apuntarte a alguna actividad que siempre te ha llamado la atención y nunca te has atrevido a hacer. Piénsalo!!

MARTA TRELL LESMES
PSICÓLOGA CLÍNICA

 

AMABE Psicólogos
91 692 60 54
Calle Navarra, 9, 1ºA, 28320 Pinto, Madrid.
De lunes a viernes:
9h-21h

 

 

     

Pon en orden tu mente, vivirás mejor

Copyright © 2016. AMABE Psicólogos.