LA VIDA ES UN CONTINUO CAMBIO

K

 

Seguramente que todos alguna vez hemos experimentado el sentimiento que se produce cuando perdemos alguna cosa. Ese perder causa un sentimiento de impotencia grande, sobre todo si es algo a lo que estábamos ligados emocionalmente. Sentimos una gran frustración porque algo de nosotros se va con ese objeto, algo se pierde con él y no se recupera. Independientemente de que hay objetos más necesarios o más queridos que otros, perder las cosas supone una gran lección porque la vida es una pérdida continua de cosas, estados emociones y también de personas. No estamos acostumbrados a perder cosas porque tenemos la idea errónea de que las cosas son eternas.

Siempre hay que ver qué lección nos da la vida o al menos aprovechar cada cosa que nos pasa para reflexionar sobre ello. Si perdemos algo, esta situación nos obliga a experimentar la sensación de pérdida, de vacío, y esta experiencia es la más incómoda y dolorosa para el ser humano, como cuando perdemos algún ser querido. Pero la vida es un continuo devenir siempre va hacia delante, es un cambio continuo. Lo único que permanece es el cambio, por eso es importante aprovechar las experiencias cotidianas para aceptar este hecho como parte de la vida.

Para que se dé el cambio hay algo que tiene que abandonarse, que cambiar. El cambio se produce a todos los niveles, todos los días mueren células de nuestro cuerpo para que puedan ser cambiadas por otras, si no perdiéramos la infancia, no podríamos llegar a adultos, en cada crecimiento hay una pérdida, es algo intrínseco a la vida, siempre que hay un comienzo de algo también hay un final, porque ese final dará paso a otro nuevo comienzo.

Atrévete a cambiar, a no tener miedo a dejar ciertas cosas, una relación que no nos hace feliz, un trabajo en el que no me siento valorado… Siempre que renunciamos a algo, o nos atrevemos a cambiar es como si le dijésemos a la vida que estamos preparados para recibir algo nuevo. Si siempre estamos llenos de cosas, no nos cabrá nada nuevo.

BELÉN ALONSO MUÑOZ

Psicóloga Clínica

 

Copyright © 2016. AMABE Psicólogos.